Estricto control domiciliario a transportistas formoseños

Formosa 23 de junio de 2020
Desde el Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19 se informó que rige un protocolo de control domiciliario para los conductores que viven en Formosa y realizan regularmente viajes a otros puntos del país para abastecer de mercaderías, medicamentos o combustibles a la Provincia.
DSC_0524

En la conferencia de prensa de este martes el ministro Jorge Oscar Ibáñez recordó que rige a nivel nacional un protocolo de transporte consensuado entre varios ministerios y organismos del Estado, para el transporte internacional e interprovincial.

En el mismo sentido, explicó que transitan por las rutas nacionales de Formosa camiones que van a Chile o Paraguay como así también desde el Paraguay o desde Brasil que tienen como destino alguno de los puertos argentinos. Para ellos, hay un protocolo nacional no muy diferente al provincial cuya responsabilidad de cumplimiento recae en los controles locales.

"Luego, tenemos un protocolo de cargas para los transportes extraprovinciales que vienen de otras provincias a entregar mercaderías; y luego regresan a sus respectivos lugares. Tienen un protocolo muy exigente, una hoja de ruta preestablecida al ingreso a Formosa, no pueden ir a otra localidad o visitar amigos. Si ingresan con un acompañante, a la salida deben salir con ese acompañante y no con otro", precisó el funcionario provincial.

En cuanto al protocolo para conductores formoseños, describió que consiste en un estricto control domiciliario de los transportistas, trabajadores del volante, comúnmente denominados camioneros, que "debemos cuidar porque son quienes nos traen todos los días los alimentos, los combustibles, los medicamentos" y a quienes "les pedimos responsabilidad social para cuidar a sus amigos, sus familias, la gente de sus barrios".

Este protocolo tiene por objetivo central reducir el riesgo de transmisión comunitaria del COVID-19. Para ello, se lleva adelante un estricto control y seguimiento sanitario de los transportistas a cargo de 50 jóvenes voluntarios, estudiantes de ciencias de la salud y enfermeros, que organizados en tres grupos de trabajo con una coordinación multidisciplinaria e intersectorial realizan las visitas.

Están registrados y son sometidos a los controles 240 transportistas que son visitados regularmente. Cada uno cuenta con un historial que es completado en las visitas diarias. Los voluntarios llegan a los domicilios de los conductores con todas las medidas de bioseguridad establecidas, debiendo ser recibidos por los conductores con barbijos.

Se realiza el control de temperatura y se completa la planilla semanal de registro de signos vitales, además de entregarse folletería instructiva.

Boletín de noticias