Guiño de Alberto Fernández a la UCR

La Política 11 de noviembre de 2019
El presidente electo celebró que el radicalismo haya condenado el Golpe de Estado que sufrió Evo Morales.
FERNÁNDEZ HACE UN GUIÑO a la UCR

La crisis social y política por la que atraviesa Bolivia también tiene su correlato en la política nacional. Tras la salida del poder de Evo Morales, el presidente electo Alberto Fernández no dudó en calificar la situación como un “golpe de Estado” y celebró que la UCR tomara el mismo camino, diferenciándose de la postura oficial del Gobierno que consideró que el conflicto en ese país “no puede calificarse como un golpe”.

"Sacar a un Presidente con acciones que no están dentro del marco de las reglas de la democracia no puede llamarse de otra forma que golpe de Estado", escribió el referente del Frente de Todos en su cuenta de Twitter al tiempo que celebró que “la UCR, con sus años de tradición republicana, así lo entienda”.

El golpe de Estado en Bolivia divide las aguas al interior del oficialismo. Mientras que Cancillería prefirió manejarse con cautela sobre la situación en el vecino país y no calificar la salida del poder de Evo Morales como un "golpe", la UCR emitió un comunicado en el que sí lo consideró como un golpe de Estado. Ese matiz fue recogido por el presidente electo, quien no dudó en celebrar la decisión de los radicales de desmarcarse del Palacio de San Martín.

Detrás de la postura que promueve un repudio directo al golpe de Estado en Bolivia se encolumnaron algunos dirigentes radicales como Alfredo Cornejo, Martín Lousteau y Federico Storani.

En ese mismo sentido, también se posicionó el diputado nacional de PRO, Daniel Lipovetzky, quien manifestó que a su entender estaba "claro" que se había tratado de "un golpe de Estado" y que no podía haber "grises" respecto a los pronunciamientos en este tipo de cuestiones. El mensaje del legislador en Twitter también fue celebrado por el propio Fernández.

El Comité Nacional de la UCR repudió "el golpe de Estado" aunque también cuestionó la posición de Morales al señalar que "no es justo someter a las sociedades al agobio, por una vocación de perpetuidad ilegal" y que "las autoridades electas en cada comicio deben gozar de la legitimidad que da la limpieza en dichos procesos".

Lousteau también calificó lo ocurrido en Bolivia como un golpe de Estado al escribir en su cuenta de twitter: "Sólo más democracia -en todas sus dimensiones- soluciona los problemas de la democracia. No los golpes de Estado".

Storani, vicepresidente segundo de la UCR, opinó que "sin ninguna duda lo de ayer en Bolivia fue un golpe de Estado" y cuestionó la postura del gobierno de Mauricio Macri frente a esa situación, al sostener que el pronunciamiento argentino fue "excesivamente lavado y no comprometido".

-ámbito-

 

Te puede interesar

Boletín de noticias