Formosa trabaja para mejorar la educación

La Educación 15 de mayo de 2017 Por
El paro nacional docente ha producido una oleada de opinadores seriales, opinólogos compulsivos, estudiosos con títulos grandilocuentes en educación; todos interviniendo con sus interpretaciones, de manera especial en medios nacionales.
Liliana Fruttero

Las aristas de las alocuciones son variadas: revisión de contenidos, capacitación docente, modificaciones metodológicas, los resultados de la prueba Aprender, las diferencias entre las escuelas públicas y privadas, entre otras.
Es sorprendente el grado de desconocimiento de la realidad educativa que se desarrolla en las provincias, al menos en una, en la que vivo y enseño hace casi 32 años. Me refiero de manera particular a la provincia de Formosa, no me atrevería a decir una adelantada para no correr el riesgo de incurrir en los mismos errores de aquellos a los que refiero, porque sencillamente no conozco en profundidad el statu quo educativo del resto del país. Sin embargo, me atrevo a decir que la provincia a la que pertenezco es una de las pioneras en cambios estructurales educativos.
Hace más de una década que profesores formoseños están recibiendo capacitaciones, algunas en Buenos Aires y otras en el Instituto Pedagógico Provincial “Justicia Social”, donde se concentra todo el quehacer educativo provincial en términos de capacitaciones. Bajo los nombres: Recrear los saberes, Capacitación de capacitadores, Formación de formadores y otras. En un principio involucraron a profesores de los institutos, quiénes trasladaron sus saberes a los educadores del nivel primario con los programas de Promoción y Progresión asistida en las áreas de Matemática y Lengua. Todo un paradigma de enseñanza con el desarrollo de capacidades, que proviene de investigaciones educativas cuyos inicios se trasladan a cincuenta años atrás. Y desde el año 2.015 se da la capacitación disciplinar en todas las áreas para profesores del ciclo básico del secundario.
La movida de revisión de las prácticas educativas y fortalecimiento profesional tuvo el amparo e impulso legal el 02 de octubre de 2014 con la Ley provincial de Educación 1.613, en la que el desarrollo de capacidades tiene un papel central.
Y aquí se despliegan varias aristas; una de ellas es la cuestión temporal, un contenido se puede fijar con memoria mecánica y se reproduce en poco tiempo por lo que es sencillo verificar su aprendizaje, mientras que una capacidad se desarrolla paulatinamente y es difícil de ser evaluada si no se sabe cómo evaluarla. Aquí ingresa otra arista, las pruebas Aprender evalúan o pretenden evaluar lo que desde un escritorio en Buenos Aires suponen que un chico del Chaco, de Santa Fe o de cualquier provincia, efectivamente aprendió, además de no tener en cuenta los ritmos, las personalidades, las prácticas docentes - estudiantes, los tiempos de respuesta y solución, las características de los enunciados a los que un estudiante está habituado. Por último, otra arista, hacer diferencias entre escuelas públicas y privadas presumiendo que las últimas son mejores que las primeras es emitir un juicio desconocedor de los vastos contextos sociales y es padecer una ignorancia crónica que se satisface en la generalidad cuando la vida está cargada de individualidades. Y aquí un punto aparte, decir que un chico que no puede acceder a la escuela privada termina “cayendo” en la escuela pública, es un gran acto fallido y poco menos que una expresión lamentable para un primer mandatario.
Lo cierto es que en Formosa el cambio está sucediendo, hay una semilla que está prendiendo en un sector de los educadores pero aún faltan muchos años para comenzar a ver las primeras flores de esta siembra. En la actualidad, coexisten en las aulas diferentes paradigmas, todavía hay educadores de tiza y pizarrón dando clases magistrales. Si bien un cambio es resistido por naturaleza humana y en todos los ámbitos, de a poco y con paciencia una manera de enseñar centrada en los educandos está emergiendo, se ven resultados incipientes pero cada año crecen. Crece el entusiasmo, se estudia más, se aprende más, se dejan conductas autoritarias, se delega el poder del saber en los niños y en los jóvenes, todo es aprendizaje.
Finalmente, grandes señores eruditos en educación, les comento que los contenidos están en Google, si les interesa hacer un cambio debe ser dirigido hacia la enseñanza por capacidades y por si les sigue interesando les doy una lista de las cuestiones que estimo habría que modificar: docentes por cargo trabajando en una sola escuela sin necesidad de convertirse en “taxis”, modificar la separación de
disciplinas en el secundario y armar equipos de trabajo, extender jornadas de clases pero remunerar como corresponde a los educadores, incluir en todas las escuelas talleres de arte, reestructurar el diseño curricular de la enseñanza de profesores de primaria de tal manera que egresen especializados en dos áreas por ejemplo en Matemática y Ciencias Naturales- en Lengua y Ciencias Sociales o en primer ciclo y segundo ciclo porque sencillamente no se le puede pedir a un maestro que sea especialista en todas las didácticas y que además aprenda bajo el “nuevo” paradigma. Ponerse en el lugar del otro es algo necesario para poder producir cambios.
*Profesora Licenciada en Comunicación Social y profesora en Matemática y Física

Te puede interesar

Boletín de noticias