Y terminó la Estudiantina teñida de colores

La Opinión 22 de septiembre de 2017 Por Jorge Alberto Alegre
Esta vez el lugar elegido fue el ‘Bosquecillo’ de San Francisco del Laishí. Centenares de jóvenes estudiantes se reunieron en el predio municipal, desde cerca del mediodía. Luego de la ‘Fiesta de colores’ bailaron hasta las 22,30 con ‘La Cumbia Pop’

Y la ‘Estudiantina 2.017’ llegó a su fin, llena de colores y alegría. A pesar del descenso de la temperatura el camping municipal, desde la media mañana, comenzó a recibir la visita de adolescentes y adultos que iniciaron ‘La juntada’ con mates, pelotas y charlas, asado y choripán.

Algunos alegres, otros disconformes con los resultados de la competencia de la noche anterior: Pasaje de carrozas y elección de la Reina de los estudiantes laisheños. Pero, algo hubo en común: la necesidad de reír, jugar y charlar ¿Hay que mejorar cosas? Claro que sí, pero lo que no se puede negar, algo que se notó y mucho, es la organización, realizada totalmente por jóvenes laisheños con ganas de innovar, de disfrutar y de mostrar cosas nuevas en el pueblo. Quizás eso produjo el descontento, en pocas personas, por los fallos de las competencias del día 20.

Entender a los jóvenes es el trabajo más arduo del adulto, la comunidad laisheña está comenzando a hacerlo, a valorar el trabajo de chicas y chicos estudiantes, que en algunos casos, no tuvieron el acompañamiento de docentes o adultos. Esto dejó la Estudiantina, hizo visible el trabajo creativo de los laisheños, estudiantes o no; y fue eso lo que hizo que la fiesta de los estudiantes de este año fuese distinta, alegre, festiva y fundamentalmente organizada.

Particularmente, se debe reconocer el trabajo de los jóvenes organizadores: Fue correcto, sin grietas, pensado en el disfrute de la comunidad. Lo negativo, la actitud de adultos que deberían tener la función de ser guías de nuestros jóvenes y no ser provocadores de enfrentamientos al amenazar con la no participación en eventos futuros por no haber alcanzado un premio: actitud detestable por donde se mire, no digna de un educador. Esto es necesario marcarlo porque se siente vergüenza por comportamientos ajenos.

Es un convencimiento que gracias al trabajo de nuestros jóvenes, que los que 'Sólo miran lo que quieren ver' podrán en unos años ser representados por  los adolescentes, que tan sólo quieren participar, gritar, bailar, reír, cantar y ‘ser estudiante’ o ‘joven’ en estos días.

Esconderse detrás de un comentario en un red social, indudablemente, te hace juez; pero para dictar sentencia se debería ser un ‘entendido’ o, por los menos, informarse sobre reglas o criterios a tener en cuenta para elegir.

Se ha visto una participación feliz y eso es lo que debemos anhelar para nuestros jóvenes porque ellos disfrutan de hacer lo que les gusta.

También, vos papá o mamá sólo deberías entender que “No es un buen camino el de la confrontación, deben enseñarle a competir, pero también que se puede perder. Si eso ocurriere, para la competencia venidera, deberían ponerle más esfuerzo, más responsabilidad y más creatividad. No sirve el enojo, el odio enfrenta a uno mismo. Pero, lo grave es la enseñanza que se  le deja al hijo”.

En estos tiempos especiales, de elecciones, de grietas, existen personas que sólo buscan el rédito personal, pero deberían –sin dejar su objetivo- trabajar para que nuestra querida Misión Laishí sea, cada día más, un lugar donde nuestros hijos y nietos se desarrollen tranquilos, en armonía, con seguridad y participación en la actividades pueblerinas.

Una característica que tienen los seres humanos es la esperanza, por eso esta etapa de enfrentamientos debe ser  superada porque Laishí necesita un trabajo solidario y mancomunado. Un trabajo en serio.

Jorge Alberto Alegre

Licenciado en Comunicación Social, UNLP.

Boletín de noticias